La Felicidad se contagia


Sabías que la Felicidad es contagiosa?


En estos días donde la palabra contagio nos lleva inevitablemente a la connotación negativa del coronavirus, podemos también darle un giro positivo.

Así pués la felicidad se contagia.


Hay personas que van por el mundo con una sonrisa en los labios. Ellos, sin siquiera darse cuenta, son portadores de felicidad que van destilando dondequiera que pasan. Y también las personas con amigos dichosos son más proclives a sentir la felicidad en sus propias carnes.


Las personas felices suelen estar vinculadas entre sí (lo mismo que las desdichadas). Una persona tiene un 15% más de probabilidades de sentirse feliz si está conectada con un alguien feliz.


Se sabe que en el contagio de la felicidad las distancias cuentan. Por ejemplo, vivir a menos de 1,6 kilómetros de distancia de un familiar o amigo optimista aumenta un 14% la dosis de felicidad personal, mientras que si residen más alejados, los sentimientos no parecen tener tanto efecto. Y si vives a menos de 800 metros de tu mejor amigo, incrementas un 42% las probabilidades de tu felicidad.


Este análisis de la transmisión de sentimientos señala también que las personas del mismo sexo se contagian de felicidad con más facilidad que los contrarios, independientemente de si se trata de personas homosexuales o heterosexuales.


La felicidad de la mayoría de los seres humanos depende de la felicidad de aquellos con quienes se conectan, familiares, amigos, vecinos,...


Y también existen algunos estudios que sugieren que rodearse de personas felices ayuda a los enfermos depresivos a superar la depresión, y al revés, rodearse de personas tristes genera y atrae más tristeza… aunque advierte que eso no significa que abandones a los amigos que están pasándolo mal porque el efecto contagio es corto y no te sumirá en una depresión.

0 visualizaciones