Lifting de brazos y muslos

La única solución para tensar la piel de las extremidades

Cuando la flacidez cutánea en las extremidades parece irremediable, podemos optar por la cirugía de lipectomía de brazos y muslos.

INFORMACIÓN RÁPIDA

Costo promedio:

Desde 7,100 €

Tiempo quirúrgico: 

2 – 3 horas

Anestesia:

General

Hospitalización:

1 noche de ingreso

Recuperación:

10 días​

Resultados:

Inmediatos

FINANCIACIÓN GRATUITA A TU MEDIDA

La medicina privada al alcance de todos – financiación sin intereses

El Proceso

¿Qué es?

Es una cirugía que consiste en eliminar el exceso de grasa y piel de los brazos y muslos, consecuencia de una gran pérdida de peso o debido al envejecimiento y los efectos de la gravedad.


La primera consulta

En la primera consulta la cirujana, además de evaluar tu estado de salud, valorará la firmeza de la piel, el grado de descolgamiento  y las condiciones de tu cuerpo, antes de indicar el tratamiento más apropiado para tu caso.


La intervención

Dependiendo de la cantidad de grasa del paciente y la flacidez de la zona, la incisión será más o menos grande en la cara interna de brazos y muslos. Es la cirujana  quien decide cómo abordar la intervención y si la asociará con liposucción.


La duración de la cirugía es de 2 a 3 horas.


En el lifting de muslos la cirujana realizará la incisión en la cara interna del muslo, cerca de la ingle, o en el pliegue del glúteo. Después, se elimina la piel que sobra y se sutura.


En el lifting de brazos la  incisión se practica en la cara interna de los brazos. Posteriormente se retira el exceso de piel y grasa y una vez finalizado el proceso, se sutura.


Anestesia

El procedimiento siempre se considera extenso, por lo que siempre se administra anestesia general.


Después de la cirugía

Tras la cirugía se colocará una faja  de compresión en brazos o medias compresivas en las extremidades inferiores para controlar la hinchazón y el sangrado y para ayudar a la piel a adaptarse al nuevo contorno. Esta faja se llevará durante un mes aproximadamente, pasado este tiempo se pondrá o no dependiendo de las instrucciones de la cirujana.


La recuperación es progresiva. Después de la cirugía te encontrarás más pesada debido al exceso de fluidos que se administran y las áreas liposuccionadas estarán inflamadas y con hematomas.


Lo habitual es que puedas volver a trabajar en 1 semana. La inflamación y los hematomas desaparecerán en el primer o segundo mes tras la liposucción; sin embargo, una mínima inflamación puede mantenerse durante más tiempo.


Se trata de un tipo de cirugía en la que es importante tratar de comenzar a estar activo lo antes posible, ya que a mayor actividad mayor rapidez en el tiempo de recuperación.

Preguntas Frecuentes

01. ¿Quién es el candidato ideal para someterse a esta cirugía?

Esta intervención es recomendable para personas que deseen mejorar su aspecto corporal, debido a una excesiva flacidez de la piel provocada en algunos casos por una gran pérdida de peso brusca.


Es habitual en los casos de personas que han pasado por una cirugía de la obesidad y han perdido muchos kilos de peso.