¿Se puede entender la cirugía estética desde un punto de vista feminista?



En el día internacional de la mujer se reabre el debate: ¿Puede una mujer ser feminista y realizarse tratamientos estéticos?


La cirugía estética, como el maquillaje, la ropa mal catalogada como "provocativa" o los tacones infinitos han estado ligados tradicionalmente a un estereotipo de mujer superficial, preocupada por su imagen y su aspecto y totalmente ajena a preocupaciones sociales o causas políticas. Por suerte, con el paso del tiempo, la sociedad ha superado esos clichés. Personalmente entiendo todos estos aspectos como una forma de expresión, que corrobora la libertad de la mujer a la hora de vestirse, peinarse y maquillarse, y que incluso en muchos sectores feministas se ha utilizado como símbolo del empoderamiento femenino.


Pero también entiendo que puede tener la lectura contraria, es decir, quién considera que las mujeres que se someten a tratamientos estéticos basan su deseo muchas veces impulsado por inseguridad o falta de aceptación causada por las expectativas sociales.


Considero que la principal diferencia radica en si se hace por móviles personales o exigencias externas.

Con los años estamos ganando terreno a este debate, ya que tras mucho esfuerzo estamos luchando por una belleza inclusiva, donde los estándares de belleza ya no son tan estrechos como hace años y no nos exigen vernos de una manera muy específica sino que son mucho más flexibles y pretenden incluir a todo tipo de mujeres.


La mayoría de mis pacientes son mujeres.


Mujeres que acuden a mi consulta a buscar consejo porque quieren, no porque nadie se lo diga.

Las mujeres (y yo me incluyo), que decidimos someternos a algún tratamiento estético lo hacemos porque nos da la gana. Las críticas nos resbalan.

  • No lo hacemos por nadie ni gracias a nadie.

  • No necesitamos que nos ayuden a tomar la decisión ni pedir permiso.

  • Tampoco queremos aprobación después de ningún tratamiento ni intervención.

  • No nos vale que nos digan “ a mi ya me gustas como estás…”, porque no lo hacemos para gustar a nadie, solo a nosotras mismas.

  • No nos gusta tampoco lo contrario, “ hazte esto o aquello que estarás más guapa…” , porque solo hacemos lo que nosotras queremos.

  • No esperamos que nadie escoja nuestra talla de pecho , ni lo que debe medir nuestra cintura.

  • Nuestro cuerpo es solo nuestro.

Considero que las mujeres, por encima de todo, tenemos derecho a ser como queramos ser.

22 visualizaciones

Entradas relacionadas

Ver todo