Mujer Hermosa. 5 rasgos físicos y 5 rasgos no físicos


Unos ojos grandes y almendrados reflejan una mirada clara y dulce.

Si además están enmarcados por cejas pobladas, ni muy anchas ni muy delgadas, resaltarán en la cara de cualquier mujer. El primer contacto corporal que realizamos entre dos personas es el contacto visual en los ojos. Una mirada sincera y directa refleja una personalidad bondadosa y atractiva.


Labios medianamente carnosos, que dejen entrever la linea de los dientes superiores, con las comisuras discretamente elevadas y bien hidratados. Dispuestos a sonreír de manera natural y con cierta facilidad, y mostrar unos dientes sanos y blancos con encías sonrosadas.


Rostro ovalado con pómulos altos y carnosos, discretamente sonrosados, que reflejan una expresión dulce y juvenil. Que se movilizan involuntariamente acompañando al lenguaje verbal. Que dan proyección a la zona central de la cara donde la luz refleja con mayor intensidad.


El pecho redondo y firme, que no desproporcione la figura, que siendo sensual no sea el punto de atención principal. Con una suave piel que lo recubra sin manchas otras lesiones por exceso de sol. La piel neutra, con textura, con tensión.


Cuerpo en reloj de arena, que proyecta en las zonas de la cadera y el pecho , y se esconde en cintura y abdomen. Hombros esbeltos, cuello alto. Cuando la silueta se desliza en un movimiento altamente coordinado como sombra en la arena.


No hay nada más bello que una mujer que se apasiona por las pequeñas cosas. Una mujer que vive con intensidad, es una mujer que levanta pasiones.


La mujer que mantiene una conversación inteligente, ágil y divertida, es una mujer que sabe decir lo que piensa. Ser inteligente es sexy y las palabras tienen la habilidad de convertir a cualquier chica en la mujer más hermosa del mundo.


La confianza es la clave para la belleza real. Una mujer que no necesita la aprobación de los demás irradia seguridad y equilibrio. Una mujer segura de sí misma, sin miedo, capaz de todo, es una mujer extremadamente atractiva.


Una mujer realmente hermosa es compasiva y cariñosa. Nunca va a dudar el dejar atrás su fachada para mostrar que algo le importa. Sus actos son bondadosos y así lo reflejan su mirada, su sonrisa, sus gestos.


Las mujeres hermosas no se ponen límites. Son abiertas a nuevas ideas, lugares y personas. Son tolerantes con todos y con todo. No prejuzgan, ni estigmatizan, ni rechazan. Son abiertas y generosas. Son por tanto hermosas.

0 visualizaciones