La Motivación y el Efecto Pigmalión


Sabías que el Efecto Pigmalión es uno de los efectos más motivadores que se pueden ejercer?

Se llama así a la influencia que una persona puede ejercer sobre otra, basada en las expectativas que esta tiene de ella.


Este efecto también se conoce con el nombre de «profecía autocumplida», y así haremos todo lo posible para que aquello que consideramos o creemos que va a suceder se haga realidad.


El efecto Pigmalión debe su nombre al mito griego de Pigmalión, un escultor que se enamoró de una estatua que había tallado y tanto deseaba que fuera real que al final, ésta acabó cobrando vida.


Este efecto puede tener tanto repercusiones positivas como negativas en nosotros.


Si alguien nos valora, nos anima o considera que somos capaces de alcanzar determinados objetivos, estará contribuyendo a que generemos acciones positivas para alcanzar los objetivos y aumentar nuestro rendimiento. En cambio, si por el contrario, una persona duda de nuestras habilidades o no confía en nuestras capacidades, contribuirá negativamente en nuestra autoestima y por supuesto en nuestra capacidad para conseguir lo deseado.


Este efecto tiene muchísima importancia entre padres e hijos , en la escuela entre profesores y alumnos y en las empresas entre jefe y trabajadores.


Un ejemplo claro del efecto Pigmalión es el que ejerce la madre de Forrest Gump en la película , pues cree y anima a su hijo con un grave problema en las piernas a correr y el niño acaba no solo corriendo sino siendo un gran corredor.


Si la misma madre en cambio le dice continuamente a su hijo "te vas a caer", sin duda el niño se cae.

1 visualización

Entradas relacionadas

Ver todo