Ácido Hialurónico? Sí quiero!


El ácido hialurónico de síntesis es uno de los productos más utilizados a nivel mundial en medicina estética y en cosmética en general.


Esta molécula está naturalmente presente en la células dérmicas. Es un polisacárido que capta agua y de la misma manera se reabsorbe por el propio cuerpo tras 30 – 40 días.


Encontramos ácido hialurónico en gran concentración en pieles y organismos jóvenes. Éste lubrica e hidrata la piel aportando esa viscosidad, turgencia y volumen tan apreciadas en pieles sanas.


A medida que pasan los años, el cuerpo pierde cantidades de esta sustancia por oxidación y además disminuye significativamente su producción. El resultado es la pérdida progresiva de firmeza y elasticidad de los tejidos a partir de los 35-40 años.


Qué tipo de ácido hialurónico se utiliza para el tratamiento de la piel?


En medicina estética se utilizan dos tipos de moléculas: libres y reticuladas.


El ácido reticulado, dada su estabilidad y la relativa „rigidez“ de sus enlaces se utiliza como relleno de arrugas, para dar volumen en zonas determinadas del rostro y para recuperar proporciones. Sus resultados son naturales y duraderos.



Se utiliza principalmente en la zona de labios, surco nasogeniano y pómulos.


En su forma libre, el ácido hialurónico se inyecta a nivel intradérmico para dar hidratación. Sólo o combinado con vitaminas y oligoelementos con técnicas de mesoterapia. Se utiliza tanto en el tratamiento del rostro como en el cuello, escote y manos, por ejemplo.


Tanto uno como otro son sustancias sintetizadas de forma artificial a partir de bacterias no patógenas para el ser humano. Son totalmente biocompatibles, reabsorbibles y biodegradables.



1 visualización

Entradas relacionadas

Ver todo